El Inmigrante

Living abroad / Vivir en el extranjero

La ‘luna de miel’

1 Comment

(For the English version, see The ‘honeymoon’ stage)

El choque cultural tiene muchas caras, así como el talento para encubrir sus diferentes etapas maliciosas, por ejemplo, la etapa de la ‘luna de miel’. De acuerdo con algunas definiciones, el choque cultural tiene 4 etapas: la luna de miel, el conflicto, la negociación y la aceptación. Basándome en mi propia experiencia, puedo decir que estas etapas son correctas. Hace unos 7 años experimenté la primera etapa con mucha euforia y alegría y es por eso que hoy me gustaría compartir mis experiencias durante mi ‘luna de miel’.

La etapa de la 'luna de miel'

La etapa de la ‘luna de miel’

Una vez instalada en mi nuevo hogar inglés, todo parecía perfecto. Ya había conocido a mis nuevos compañeros de la escuela donde iba a trabajar, había memorizado el número del autobús que debía tomar para ir al trabajo y al centro de la ciudad, había descubierto como utilizar el lavavajillas (algo que solo había visto en las películas) y había observado cómo se debía lavar la ropa con la lavadora – no es que no existieran lavadoras en Perú, pero mi madre se había rehusado a comprar una hasta hace poco…creo que esperó a que sus hijos se fueran de la casa para hacerlo.

Durante los primeros meses en Inglaterra pasé por un estado de euforia y éxtasis. Todo me parecía maravilloso, sí, ¡maravilloso!. No tenía ningún pensamiento negativo en la cabeza; todas las personas y las situaciones con las que me cruzaba me ofrecían la oportunidad de experimentar un estado mental fantástico.

Recuerdo un domingo por la tarde cuando estaba en mi nueva habitación organizando algunas cosas y escuché a la hija de mi casera (la dueña de la casa) y sus amigos poner una canción de Juanes. En ese momento bajé las escaleras lo más rápido que pude y les pregunté sorprendida: ‘¿Cómo conocen esta canción?’. Ellos me contestaron que la canción estaba en todas las radios de Inglaterra y que les encantaba. Me emocionó el hecho de que esos niños de 12 años estuvieran escuchando música Latina, mi música. Fue un momento especial entre dos culturas; ellos querían saber el significado de la canción y cómo bailarla y a cambio, se aseguraron de que yo también aprendiera algo, como el significado de ‘chav‘ y el uso de la palabra ‘wicked’ (chevere, chido, guay) en casi todas las frases. Éramos una familia feliz.

Los meses que siguieron mi llegada a Inglaterra estuvieron llenos de descubrimientos; todo sucedía muy rápido y al mismo tiempo. Mi despertar al ‘viejo’ continente estuvo compuesto por nuevos sonidos, expresiones faciales, lluvia (¡muchísima lluvia!), comida, olores, etc. Una de las primeras cosas que aprendí fue que no debería gritar cada vez que estaba en el carro/coche y veía otro venir por el lado equivocado de la carretera (En el Reino Unido, las personas conducen por el lado equivocado…quiero decir…por el lado izquierdo de la carretera). Además de eso, tuve que acostumbrarme a no inclinarme para darle un beso a la gente en la mejilla cada vez que los saludaba, como se acostumbra en Latinoamérica. Eso fue muy difícil de ‘desaprender’, yo tenía toda la disposición y la costumbre de hacerlo, pero un suave apretón de mano siempre me recordaba que las costumbres allí eran diferentes y es así que volvía a la realidad.

Mi parte favorita de la ‘luna de miel’ era viajar. Se suponía que mi estancia en Inglaterra iba a ser corta (8 meses) y por eso, aproveché cualquier tiempo libre que tenía para viajar por los alrededores. En los primeros tres meses en el Reino Unido, tuve la suerte de visitar Oxford, Escocia y Londres.

La primera impresión que me llevé de esos lugares fue mágica; mi memoria se ha encargado de guardar cada momento en un lugar especial, en esa época de mi inocencia. Y es que eso es lo que la etapa de la ‘luna de miel’ te hace hacer, te hace ver las cosas a través de un caleidoscopio, lleno de colores y belleza.

Edimburgo

Edimburgo

El primer albergue/hostal en mi vida...Oxford

El primer albergue/hostal en mi vida…Oxford

Big Ben

Mi primera impresión del Big Ben

ADVERTENCIA: los primeros meses o años que pasas en el extranjero siempre son los mejores. Nuestra memoria borrosa puede engañarnos y hacernos creer que todo era perfecto.

Sin embargo, la etapa de la ‘luna de miel’ nos da coraje; el deseo de descubrir un nuevo país y nos vuelve curiosos y hambrientos por más. Esta es la mejor etapa del choque cultural (al menos algo bueno tenía que salir de todo esto) porque perdernos en nuestro camino a casa nos da la oportunidad de conocer nuestro nuevo barrio, conocer a otras personas puede ayudarnos a encontrar a un nuevo o mejor amigo, probar otras comidas puede hacer que nuestra boca experimente sabores que ni siquiera sabíamos que existían y ver algo por primera vez nos hace pensar: ‘¿Dónde he estado todo este tiempo?’.

¡Disfruta de tu ‘luna de miel’ al máximo y si ya lo hiciste, guarda estos momentos especiales para siempre!

Author: El Inmigrante

Born in Peru. Dreamt of the old continent. Currently living in Amsterdam. Do dreams come true? Nací en Perú. Soñé con el viejo continente. Ahora vivo en Ámsterdam. ¿Se vuelven realidad los sueños?

One thought on “La ‘luna de miel’

  1. Pingback: El arte de hacer amigos | El Inmigrante

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s